sábado, 22
de junio 2024
20.5 C
Morelia
sábado, 22
de junio 2024

Nudos de la vida común. Segundo round

El precio de desentenderse de la política es ser gobernado por las peores personas

  • Platón

La ruta hacia el desarrollo de México fue el título del segundo debate por la Presidencia de la República. Y resultó cualquier cosa, menos la proyección de una trayectoria. Los temas que se abordaron resultan cruciales para nuestra vida común, toda vez que es el entarimado – por que no llega a cimiento- en el que está parada la vida de las y los mexicanos.

La tragedia de esto, no es lo endeble de nuestro actual modelo de desarrollo, en el cual valga decir, no hay crecimiento, pues más bien estamos en un preocupante periodo de estancamiento sin haber logrado la recuperación postpandemia. Lo que verdaderamente da miedo, es que parece que ninguno de las candidatas ni el candidato se han percatado de la interdependencia de los cuatro temas tratados en esta ocasión. Mostraron con sus intervenciones que carecen de una visión sistémica y en lugar de presentar un plan de desarrollo, solo hicieron ofertas aisladas, soportadas según ellos, en supuestos aciertos de sus gestiones en cargos públicos que han ocupado con anterioridad o los de los gobernantes anteriores de los partidos que representan. Sobra decir que la manipulación de cifras y las descaradas mentiras con las que abanderaron sus intervenciones, resultó un insulto mayúsculo a la inteligencia de la población.

Pero, permitame, estimado lector, explicar a que me refiero con la ausencia de un enfoque sistémico por parte de los aspirantes a mandatarios federales. La visión del Mexico que pretenden construir se redujo nuevamente a ofrecer la continuidad de programas sociales y beneficios electoreros como la exención de impuestos, sin sustentar la viabilidad de su financiamiento, que ya vimos que no se logra por decreto y que empeña la economía del país, pues al no tener fuentes de recursos, hemos vuelto a caer en los déficits presupuestarios que provocan la inestabilidad y volatilidad económica.  No nos ofrecieron objetivos claros, quizás para no comprometerse, quizás porque ni siquiera los tienen.

Para empezar, el crecimiento económico, el empleo y la inflación, no son objetivos en sí, sino sólo indicadores de los resultados del complejo entramado de decisiones y políticas públicas implementadas por el gobierno, asumidas por la población y los particulares e influenciada por factores macroeconómicos globales. Lo verdaderamente importante es que tengan claridad sobre cómo queremos que sea México. No se necesita que nadie invente el hilo negro: basta con que busquen cumplir el primer artículo de la constitución, garantizar los derechos humanos a toda la población.

En ese sentido, lo que más nos lastima son los aberrantes niveles de pobreza en nuestro país, producto de la desigualdad, tan conveniente para intereses mezquinos.

El crecimiento económico carece de sentido si no hay una reducción real de esta asimetría social y por ende, de la pobreza. La erradicación de la desigualdad es en primer lugar, un tema de justicia, difícil de alcanzar pues las leyes han sido insuficientes para lograrla, tanto en lo sustantivo como a nivel de política pública. Sin embargo, va mucho más allá, pues la corrupción sigue siendo una realidad lacerante y tremendamente arraigada en nuestra cultura. En nuestro país seguimos enorgulleciéndonos de tener una palanca, alguien que nos facilite un trámite, que nos evite pagar un impuesto o una multa o nos ayude a obtener un beneficio o preferencia sobre el resto de la población. Y la corrupción, al final del día, nos cuesta a todos, pues el desvío de recursos de todo tipo, limita la calidad de los servicios públicos en primera instancia, y en segunda, la inversión en proyectos que detonen el desarrollo y el crecimiento.

En cuanto al empleo, los gobiernos han puesto siempre el énfasis en el número de empleos creados o el total de la población ocupada. Sin embargo, han sido omisos en fomentar la calidad de los empleos disponibles. Si bien es cierto que el salario mínimo ha aumentado, también es cierto que la inflación real se ha disparado, además de que los porcentajes de incremento al salario mínimo no han empujado el aumento al resto de salarios, pues con el pretexto de la crisis de la pandemia, las empresas no han subido sueldos o lo han hecho en porcentajes menores a la inflación, de tal forma que ha sido la clase trabajadora la que ha tenido que absorber los impactos de una economía estancada.  Es vergonzoso ver al día de hoy, ofertas laborales donde el atractivo es el pago de prestaciones de ley, como si fuera una dádiva, no solo en la iniciativa privada, sino también dentro del aparato burocrático donde miles de puestos son pagados por régimen de honorarios para evitar ilegalmente la protección social mínima a los trabajadores.

En cuanto a infraestructura, las ofertas de las candidatos y el candidato fueron  totalmente dirigidas a darle al cliente lo que quiere, sin tener presente que el desarrollo de infraestructura es un motor poderoso de la economía y que nuevamente, necesita atender los servicios y beneficios que garanticen los derechos humanos y los estándares mínimos de una vida decente para las y los mexicanos. Es decir, enumeraron una vez más obras faraónicas sin establecer ningún tipo de prioridad, que por cierto, ¿cómo habrían de conocerlas si sus campañas están reducidas a la venta de sus personalidades y han dejado de lado lo más importante, escuchar a la población? Los candidatos se rehusaron a usar el tiempo del debate para responder las legítimas inquietudes de los ciudadanos, pues encontraron más valioso seguir mercadeando su imagen a base de destruir a los contrincantes.

Más terrible aún fue el hecho de que a pesar de la tremenda crisis ambiental global que estamos viviendo, las candidatas prefirieran no responder a la pregunta explícita sobre la prioridad entre el desarrollo y la sustentabilidad. Decidieron que era un tema que no merecía su valioso tiempo para poder tenerlo disponible para mentir, calumniar y golpear, con el objetivo de mejorar su reputación . Fueron claras: el desarrollo ambiental las tiene sin cuidado.

La estrategia que necesitamos ver los mexicanos no es como llegar al poder, sino cómo usarlo para lograr en seis años un país igualitario y próspero. Una nación donde los derechos humanos están plenamente garantizados de hecho y no solo de palabra. Con ciudades y comunidades donde la calidad de vida para todos crece más rápido que la población, pues hay una economía dinámica que ofrece empleos suficientes, que permiten el desarrollo integral de los trabajadores y sus familias, en ambientes laborales sanos, seguros y justos, gracias a una observancia puntual de la ley. Un país atractivo para la inversión interna y extranjera, con infraestructura ágil para el crecimiento del sector productivo, con estabilidad política y social y donde la sustentabilidad y la legalidad son condiciones absolutas. Y todo lo anterior, ahora sí, cimentado y habilitado por una cultura de transparencia, legalidad, respeto y una elevada consciencia de la vida común.

Lamentablemente, las candidatas y el candidato usaron el tiempo y el espacio para fantasear con sus alucinaciones de glorias pasadas, presumiendo logros imaginarios, manipulando cifras y hablando de anécdotas como si fueran una golondrina que hace verano.

El debate nuevamente se trató de ver quien tiene mayor capacidad de mentir, atacar y calumniar, más no de darnos la tranquilidad de que tienen un plan para  mejorar la vida de todas y todos.

Ojalá, estimado lector, apreciable lectora, ese no sea el gobierno que merecemos. Ojalá sea nuestra participación durante y después de las elecciones, nuestro involucramiento con nuestras comunidades y nuestra exigencia como ciudadanos los que no les den la alternativa a quienes resulten ganadores, de darnos seis años más de desigualdad, desunión,ignominia, pobreza e inseguridad. Ojalá demostremos que merecemos más y que hagamos efectiva la demanda de la nación ante cualquier incumplimiento de quienes contratamos para armonizar nuestra vida común.

Comparte esta publicación:

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICACIONES RECIENTES

TENDENCIAS

TENDENCIAS

Agotados el 20% de los manantiales del Río Cupatitzio en Uruapan

El Río Cupatitzio de Uruapan, responsable de dotar de agua al 90 por ciento de la población del municipio, sufre la disminución del 20...

TENDENCIAS

Pide PVEM la nulidad de las elecciones en Tiquicheo y Ocampo

El líder estatal el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Ernesto Núñez Aguilar, informó que impugnaron los resultados de la jornada electoral en los...

TENDENCIAS

Crecen casos de VIH en jóvenes entre 18 y 25 años: Asociación Unidos

La Asociación Unidos que se dedica a la detección oportuna de enfermedades de transmisión sexual, tanto VIH como sífilis, ha identificado entre sus pacientes...