sábado, 22
de junio 2024
26.5 C
Morelia
sábado, 22
de junio 2024

La importancia de ser Feminista

ALISTARSE PARA LA BATALLA QUE VIENE.

Asumirse como feminista implica no sólo una gran responsabilidad consigo misma, ponerse en el primer plano para mirar hacia adentro y hacer un exhaustivo ejercicio de introspección requiere de valentía, honestidad y mucho pero mucho cuidado de una misma, quererse y protegerse, además de ser cuidadosa con esa filosa navaja de doble filo cuando se cree que lo que es mejor para una es también para las demás, porque se nos puede colar la imposición y eso es justamente lo que no podemos hacer, porque es una herramienta de la opresión y del conservadurismo.

Ser feminista no es una moda, me preocupa que ahora haya una especie de referencia en los medios de comunicación y diversas redes sociales que pretenden banalizar esta posición política de las mujeres, con respecto al feminismo, sin que haya contenido ni comprensión de lo que implica este movimiento liberador que ha luchado durante años contra la discriminación, la desigualdad y la violencia.

Si bien es grato observar como hay más mujeres que simpatizan con las luchas y los objetivos del feminismo, siendo uno de ellos la posibilidad de emanciparnos y revindicar las aportaciones que hacemos las mujeres desde lo cotidiano, desde los cuidados, desde la forma en que ponemos el cuerpo para defendernos de tanta arbitrariedad.

Últimamente observo con gran exaltación el hecho de que pretendan borrarnos como mujeres, las mujeres somos más que cuerpos gestantes y cuerpos menstruantes, existe y hay una posición y condición social sobre el hecho de ser mujeres, una discusión que ha cobrado una dimensión de confrontación muy fuerte en España, y que ahora ya se empieza a discutir en nuestro país.

Lo que puedo constatar es que el patriarcado se re articula con más fuerza, retomando legitimidad en diversas mujeres que se auto posicionan como feministas pero que sus convicciones nos regresan a esencialismos que considerábamos ya rebasados y superados. Resulta impensable que para hablar de feminismo en los medios de comunicación se tenga que descafeinar para no “excluir” a los hombres, vaya insensatez.

Los costos de esas barbaridades sostienen ahora la posibilidad de tener a un posible gobernador que ejerce la violencia sexual para legitimarse como autoridad y pasarnos por encima a todas las mujeres de este país, con el respaldo de todo lo que signifique ser la principal autoridad de este país, y que se jacta de ser humanista no feminista.

La violencia sexual es el gran tema de este país, ya que existen fuertes correlaciones entre la violencia sexual y el feminicidio, aclaro, no al mismo tiempo pero si es indicador del agravamiento de la violencia feminicida.

No es para menos que ahora las víctimas de agresiones sexuales puedan reconocerla y pueden expresar sus experiencias y demandas de justicia, las cuales son justas y deben ser atendidas por todos los Congresos de este país para que no prescriban estos delitos, nunca, jamás.

Nada de que hasta que sean mayores de edad. En mi experiencia como defensora de derechos humanos de las mujeres en el tema de violencia he conocido mujeres que aún sufren ataques de pánico con sólo encontrase con su agresor, mujeres que después de 20 años nos han contado de la violencia sexual que sufrieron por parte de sus padres, abuelos y demás familiares, el descanso que hablar produce en las víctimas resulta realmente importante.

La violencia sexual es un acto que se guarda vergonzosamente en la memoria, trata de ocultarse y de sobreponerse porque la mente es maravillosa, pero cuando se activa ese hecho he observado como síntomas como la fibromialgia se apodera de ese cuerpo vulnerado y hace estragos, así como la depresión, las adicciones e infinidad de trampas que nos pone la mente para protegernos de tanta violencia pero que a su vez busca un lugar por donde salir y enfermamos para depurar la supuesta culpa.

Yo espero que se abran más y más espacios en donde quienes muestran interés y afinidad por ser feministas y conocer lo que esto implica tengan un lugar de formación y encaucen sus luchas contra la discriminación, la desigualdad y el patriarcado, y entonces tomen un lugar definido como mujeres y que su acto sea una rebelión política y sexual, para nunca más tener que hacer batallas contra quienes desean erigir a agresores sexuales como máximas autoridades de este país.

Pero en lo que eso sucede, estemos alertas para la batalla que viene, porque la tenemos que ganar, si o sí.

Comparte esta publicación:

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICACIONES RECIENTES

TENDENCIAS

TENDENCIAS

Agotados el 20% de los manantiales del Río Cupatitzio en Uruapan

El Río Cupatitzio de Uruapan, responsable de dotar de agua al 90 por ciento de la población del municipio, sufre la disminución del 20...

TENDENCIAS

Pide PVEM la nulidad de las elecciones en Tiquicheo y Ocampo

El líder estatal el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Ernesto Núñez Aguilar, informó que impugnaron los resultados de la jornada electoral en los...

TENDENCIAS

Crecen casos de VIH en jóvenes entre 18 y 25 años: Asociación Unidos

La Asociación Unidos que se dedica a la detección oportuna de enfermedades de transmisión sexual, tanto VIH como sífilis, ha identificado entre sus pacientes...