sábado, 22
de junio 2024
26.5 C
Morelia
sábado, 22
de junio 2024

El machismo tiene picaporte presidencial y agenda local

No es nuevo lo que les quiero compartir, se trata de una batalla de largo aliento que ha implicado diversas manifestaciones, empleo de recursos, muchas horas de trabajo dirigida a la defensa de mujeres que han sido criminalizadas por el simple hecho de ejercer sus derechos humanos, posiblemente también ha implicado la destrucción de algunos vidrios, monumentos y pintas al por mayor.

Y es que no es para menos, la toma del espacio público es fundamental para las mujeres, todas, muchas, bastantes; las manifestaciones multitudinarias con demandas más que reales y sentidas, no son vistas, reconocidas ni escuchadas por diversas autoridades y representantes de diversos poderes.

Y es que desde ahí de quienes detentan el poder, suponemos que alguien debe avergonzarse y dar la cara, pero no ha sido así, contrariamente se protege y blinda a los agresores, se ofende, denigra, y se utiliza la violencia simbólica e institucional, es decir toda la fuerza del Estado para amenazar y reiterar que las mujeres no son personas, son objetos, son vasijas recipiendarias de semen, son desecho, por lo que se les puede violar y privar de la vida, que una cosa cualquiera que esta sea, tiene más valor que una mujer.

No, no es una exageración de una feminista, y no, tampoco estoy resentida, me ofende en extremo lo que sucede como natural, y que otras mujeres apoyen, festejen y nieguen la violencia, justificar lo que no tiene sentido e intentan a golpe de malos ejercicios mediáticos se excuse lo indefendible me parece denigrante.

Resulta inadmisible que no haya autoridad alguna que emita un mensaje de indignación, que promueva una sanción ante tanta bajeza, ignominia y ofensa dicha en tres escenarios, los Congresos donde reside el Poder Legislativo, la autoridad electoral como el Instituto Nacional Electoral ante el registro de un candidato a gobernador señalado como agresor sexual, y el representante del Poder Ejecutivo, el presidente, descalificando la violencia contra las mujeres, que banaliza la violencia sexual y sostiene que son acusaciones en un contexto electoral invisibilizando lo dicho por las mujeres que fueron agredidas.

Estos actores siguen sin entender los efectos que sus palabras tendrán en la vida de las mujeres, en la legalidad y en el acceso a la justicia, al sostener estos discursos de odio, porque eso son discursos de odio, que desestiman la honestidad y dicho de las mujeres, hacen de la violencia una situación compleja y que la sociedad se divida aún más.

La utilización del poder al que pertenecen estos individuos, que como bloque sostienen a fuerza de expresiones misóginas y sexistas, argumentos que son profundamente violentos hacia las mujeres, obligan a la defensa, desde su punto de vista, a conservar una agenda en que las mujeres no tienen derechos.

Estos grupos que se han colocado como instrumentos de defensa a ultranza, la ideología y fanatismo que intenta imponer al conservar un orden social en que las mujeres deben perpetuar su sacrificio y sometimiento en aras de una serie de imposiciones en que las mujeres mueren obligadas a ser madres y por hacer cosas que no desean ni quieren, no solo es patético sino enfermizo.

Lo más preocupante es que entre más leyes protegen a las mujeres mucho más violencia es la que se ejerce, parece que es inalcanzable que las mujeres puedan ser protegidas por todas las autoridades que aunque no les guste para eso están, principalmente las locales, y que verdaderamente tomen parte a favor de las víctimas, aunque estás autoridades sean de su partido o su presidente.

La violencia se agrava en el país, y es desde las instituciones, Congresos locales como el de Aguascalientes y Michoacán, y los partidos políticos, como Partido del Trabajo, Morena, Partido Acción Nacional, Partido del Verde Ecologista, Partido Revolucionario Institucional, hombres y mujeres, quienes emiten sendos discursos que les hablan a otros hombres, alentando la violencia hacia las mujeres para: criminalizarlas, romperlas, desaparecerlas, arrojarlas a fosas, barrancos, llevadas en diablitos de carga por la ciudad. Y todavía se atreven a pedir disculpas, a decir que no fue su intensión, no lo creo, no les creo, porque los que salieron a posicionar la violencia como justificación de una ley e imposición, lo hacen desde la fuerza que le da el Estado, no importa cómo ni de qué manera, lo que implique sostener un orden social en que las mujeres no somos nada, somos desechos.

Comparte esta publicación:

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICACIONES RECIENTES

TENDENCIAS

TENDENCIAS

Agotados el 20% de los manantiales del Río Cupatitzio en Uruapan

El Río Cupatitzio de Uruapan, responsable de dotar de agua al 90 por ciento de la población del municipio, sufre la disminución del 20...

TENDENCIAS

Pide PVEM la nulidad de las elecciones en Tiquicheo y Ocampo

El líder estatal el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Ernesto Núñez Aguilar, informó que impugnaron los resultados de la jornada electoral en los...

TENDENCIAS

Crecen casos de VIH en jóvenes entre 18 y 25 años: Asociación Unidos

La Asociación Unidos que se dedica a la detección oportuna de enfermedades de transmisión sexual, tanto VIH como sífilis, ha identificado entre sus pacientes...